Abogados Especialistas en Responsabilidad Médica

RESPONSABILIDAD DEL EQUIPO DE TRABAJO MÉDICO

Generalmente, cuando se brinda atención médica a un paciente, y más aún cuando se trata de procedimientos quirúrgicos, es un equipo médico el encargado de ello. Entonces encontramos que hay un anestesiólogo, un cirujano, un instrumentador o instrumentadora, un grupo de auxiliares de enfermería, entre otros, y que todos participan de la atención, de una u otra manera, en torno a un mismo fin, que la misma sea exitosa; pero solo hasta cuando se complica la cirugía o fallece el paciente, se presta tención a la función que desarrolla cada profesional de la salud en particular, para determinar, a quien le corresponde responder en dichos eventos.

Algunos doctrinantes señalan que la responsabilidad civil es exclusiva de quien dirige el equipo, es decir, del médico cirujano, pues consideran que a su cargo está el resto del personal médico; posición que no compartimos del todo, pues consideramos importante entrar a analizar cada caso en particular, ya que se pueden presentar las siguientes circunstancias:

  1. Que la atención del paciente lo sea producto de un contrato de servicios de salud con la EPS a la cual se encuentra afiliado, o
  2. Que la atención se deba a un contrato directo con el médico cirujano.

Solo así, se podrá entender el origen de la obligación adquirida por el equipo de trabajo y, de contera, por cada uno de sus miembros, veamos:

Cuando se trata de una procedimiento quirúrgico o atención médica de equipo, brindada con ocasión del contrato de servicios médicos suscrito con la EPS, generalmente, por no decir siempre, el equipo médico es contratado directamente por ella, es decir, es esta persona jurídica la que asume el pago de los honorarios o salarios que devenga el personal; y debe entenderse esta afirmación, en el sentido de que la EPS contrata, bien directamente o subcontrata servicios; pues independiente de ello, de que lo haga directa o indirectamente, siempre tendrá aquella, que responder de los perjuicios causados, ya que, de conformidad con el artículo 2349 del Código Civil Colombiano, la responsabilidad civil se produce también por el hecho ajeno, con ocasión de la prestación de los servicios que se ofrecen.

Es por ello que, en estos eventos, si el paciente o sus familiares, o ambos, buscan indemnización de perjuicios causados por el equipo de trabajo, la acción la pueden enfocar, de manera directa en contra de la EPS a la cual se encuentra afiliado. Y decimos que se podría dirigir contra esta, pues, ello no obsta para que, ante la jurisdicción civil, (pues en la contencioso administrativa existe una limitante, de conformidad con la sentencia C-100 de 2001), la demanda se pueda formular también en contra de aquella, la IPS y cada uno de los miembros del equipo de trabajo; esto depende del análisis que el abogado contratado realice.

De otra parte, tenemos el caso de la atención médica o el procedimiento médico quirúrgico que se contrata directamente con el médico cirujano, como sucede con las cirugías estéticas o cosméticas. En este evento, generalmente es el cirujano quien contrata los servicios de los demás profesionales de la salud para que lo asistan en el procedimiento, por ende, es aquel, quien debe asumir el pago de eventuales indemnizaciones, bajo el amparo del mismo artículo 2349.

Sin embargo, no puede dejarse de lado el hecho de que, en nuestro país, la responsabilidad civil también es personal y directa, pues así lo dicta el artículo 2341 del mismo Código Civil, y ello significa que, en un momento dado, el juez que tiene a su cargo el proceso, puede hacer un análisis particular de cada una de las funciones desarrolladas por los miembros del equipo de trabajo, y de la relación directa de las mismas con el daño reclamado por el paciente, en otros términos, si la conducta de un miembro del equipo en particular, es la causante del daño imputado o atribuido al equipo, es este último quien deberá responder por ese hecho. Análisis judicial que permitirá determinar si la condena se debe impartir a todo el equipo de manera solidaria, o exclusivamente a uno o varios de sus miembros, o simplemente encontrar que pese a haberse presentado una falla y haya lugar a imponer una condena en contra del Estado, los funcionarios no deben responder porque su obrar no fue con culpa grave o dolo, como en la sentencia del 12 de mayo de 2011, con ponencia del Dr. Hernan Andrade de la Sección Tercera el Consejo de Estado lo resolvió.

Esto es muy común cuando se trata de cuerpos extraños u oblitos quirúrgicos, dejados en el paciente luego de una cirugía, donde toma mucha importancia el hecho de que el cirujano no es quien está a cargo del conteo y reconteo de compresas y demás instrumentos utilizados para el procedimiento, lo que desplaza la responsabilidad en cabeza de quien cumple esa función en particular, es decir, de la instrumentadora, o cuando se presenta una complicación por la aplicación de anestesia, siendo esta función del resorte del anestesiólogo contratado para ese efecto.

Por lo que, por el simple hecho de que exista un equipo médico de trabajo que tiene a su cargo la atención o intervención de un paciente, no puede creerse que existe solidaridad para responder civilmente, sino que cada caso en particular debe ser estudiado a fin de determinar las funciones desarrolladas por cada uno de los miembros del equipo y el alcance o límite de las mismas en dicha atención y con el daño reclamado por el paciente o quien se considere víctima.

 

hollman-antonio-gomez-baquero
HOLLMAN ANTONIO GOMEZ BAQUERO
Especialista en Responsabilidad y Daño Resarcible
Socio Fundador